viernes, diciembre 4, 2020

Juárez en Washington y Lincoln en Polanco

Andrés Manuel López Obrador tiene sus anclas ideológicas en Benito Juárez (1858-1872). Lo considera el mejor presidente que ha tenido México y autor de la segunda gran transformación del país.

Este miércoles, en su primera salida al extranjero como Presidente, López Obrador depositó flores a los pies de la estatua de Juárez en Washington D.C. Después hizo lo mismo en el monumento del presidente republicano Abraham Lincoln (1861-1865).

Enseguida se fue a la Casa Blanca para su encuentro con el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, quien resumió el simbolismo de los dos actos de López Obrador.

“La relación entre los presidentes de nuestros países se remite a la fundación de ambas naciones, incluyendo la presidencia de Abraham Lincoln y la presidencia de Benito Juárez.

“Ambos, además, tenían gran estima, eran grandes amigos, hicieron mucho juntos. Estamos agradecidos que esta mañana el señor presidente López Obrador colocó una corona de flores ante la estatua de Abraham Lincoln. Fue una ceremonia bellísima”, describió el republicano.

En respuesta, el primer presidente de izquierda en la Casa Blanca dijo:

“El mejor presidente que ha tenido México, Benito Juárez García, pudo, como usted lo mencionó, entenderse con el gran presidente Republicano Abraham Lincoln. Recordemos que este gran líder histórico estadounidense, el impulsor de la abolición de la esclavitud, nunca reconoció al emperador Maximiliano, impuesto en México con la intervención del poderoso ejército francés.

“Lo mismo sucedió con la espléndida relación que mantuvieron a pesar de las circunstancias difíciles el presidente demócrata Franklin Delano Roosevelt y nuestro presidente patriota, el general Lázaro Cárdenas del Río”, expuso.

Así, la presencia de Benito Juárez en Washington es producto de un intercambio de estatuas.

En 1966, el entonces presidente Lyndon Johnson (1963-1969) visitó Ciudad de México para regalar a los mexicanos una estatua de Lincoln, actualmente en el Parque Lincoln, en Polanco, una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México, llena de restaurantes de alta cocina con terrazas en sus banquetas.

En respuesta, México entregó al pueblo estadounidense una estatua de Benito Juárez. La estatua de Benito Juárez Washington está en el cruce de las avenidas de Nuevo Hampshire y Virginia.

Washington, DC, Estados Unidos. 8 de julio de 2020. Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México, encabeza las Ceremonias de depósito de ofrendas florales en los Monumentos a Abraham Lincoln y Benito Juárez. Foto:Presidencia

En el pedestal se lee: “El respeto al derecho ajeno es la paz”. También en inglés: Respect for the rights of others is peace. Benito Juárez en Washington y Lincoln en Polanco.

Andrés Manuel López Obrador tiene sus anclas ideológicas en Benito Juárez (1858-1872). Lo considera el mejor Presidente que ha tenido México y autor de la segunda gran transformación del país.

Este miércoles, en su primera salida al extranjero como Presidente, López Obrador depositó flores a los pies de la estatua de Juárez en Washington D.C.

Después hizo lo mismo en el monumento del presidente republicano Abraham Lincoln (1861-1865).

Enseguida se fue a la Casa Blanca para su encuentro con el mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, quien resumió el simbolismo de los dos actos de López Obrador.

“La relación entre los presidentes de nuestros países se remite a la fundación de ambas naciones, incluyendo la presidencia de Abraham Lincoln y la presidencia de Benito Juárez. Ambos, además, se tenían gran estima, eran grandes amigos, hicieron mucho juntos.

“Estamos agradecidos que esta mañana el señor presidente López Obrador colocó una corona de flores ante la estatua de Abraham Lincoln. Fue una ceremonia bellísima”, describió el republicano.

En respuesta, el primer presidente de izquierda en la Casa Blanca dijo:

Washington, DC, Estados Unidos. 8 de julio de 2020. Andrés Manuel López Obrador, Presidente de México encabeza las Ceremonias de depósito de ofrendas florales en los Monumentos a Abraham Lincoln y Benito Juárez. Foto:Presidencia

“El mejor presidente que ha tenido México, Benito Juárez García, pudo, como usted lo mencionó, entenderse con el gran presidente republicano Abraham Lincoln. Recordemos que este gran líder histórico estadounidense, el impulsor de la abolición de la esclavitud, nunca reconoció al emperador Maximiliano, impuesto en México con la intervención del poderoso ejército francés.

“Lo mismo sucedió con la espléndida relación que mantuvieron a pesar de las circunstancias difíciles el presidente Demócrata Franklin Delano Roosevelt y nuestro presidente patriota, el general Lázaro Cárdenas del Río”, expuso.

Así, la presencia de Benito Juárez en Washington es producto de un intercambio de estatuas.

En 1966, el entonces presidente Lyndon Johnson (1963-1969) visitó Ciudad de México para regalar a los mexicanos una estatua de Lincoln, actualmente en el Parque Lincoln, en Polanco, una de las zonas más exclusivas de la Ciudad de México, llena de restaurantes de alta cocina con terrazas en sus banquetas.

En respuesta, México entregó al pueblo estadounidense una estatua de Benito Juárez. La estatua de Benito Juárez Washington está en el cruce de las avenidas de Nuevo Hampshire y Virginia.

En el pedestal se lee: “El respeto al derecho ajeno es la paz”. Y en inglés: Respect for the rights of others is peace.