martes, julio 27, 2021

Liberan a dos periodistas presos injustamente durante 11 meses

Redacción

Luego de 11 meses y 12 días en prisión y una huelga de hambre, los periodistas Marco Antonio Duarte Vargas y Miguel Valdez Miranda, quedaron libres de toda culpa, fueron absueltos por un juez de control por presunta extorsión contra Omar Serna, gerente de la central de autobuses.

Hace casi un año, el 30 de junio del 2020, Marco Duarte, director del medio electrónico Ciudad Obregón Sin Censura y su colaborador fueron aprehendidos sin pruebas.

La Fiscalía de Sonora informó en agosto pasado que  como legal ratificó el Juez la detención flagrante de dos personas por el delito de extorsión, además, se les formuló la imputación y decretó la prisión preventiva por peligro de sustracción y riesgo para la víctima, luego de avalar los datos de pruebas presentados por la FGJE.
También lee: “Me he convertido en una piedra por buscar justicia para mi hija”: madre de Leicy Celina Duarte Vargas, se decía preso político porque lo procesaron por acusaciones falsas de una presunta extorsión.

Lo mantuvieron preso sin que avanzara su juicio. La familia del periodista acusó una grave confabulación de autoridades en el caso.

Entre 2019 y 2020, el periodista fue hostigado, amenazado, golpeado, robado, lanzado un artefacto explosivo a su vehículo, asesinado a su mascota y destrozado sus instalaciones eléctricas en casa y oficina. 

El periodista tiene interpuestas varias denuncias ante la Fiscalía General de la República (FGR) y la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE).

Desde el 15 de agosto de 2019, había la solicitado protección policial debido a que sufrió una golpiza de parte de unos sujetos, que se identificaron como cercanos al exsecretario del Ayuntamiento, Ascención López Durán.

Al ex funcionario, lo denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR),  por presuntos delitos de amenazas de muerte y privación ilegal de la libertad de expresión, bajo expediente OBR/ 437/2019.

La familia de Duarte Vargas cuestionó a las autoridades estatales porque el caso de la aprehensión de Duarte Vargas se quedó estancando por la pandemia de a Covid-19, por lo que decidió pedir apoyo al presidente Andrés Manuel López Obrador.
Marco Duarte estuvo diez días en huelga de hambre, desde el 24 de junio pasado. La suspendió por su desmejorada salud, pero estaba a punto de reiniciarla.

Este lunes 12 de julio, el juez de control determinó que no había pruebas sobre el delito que se le imputaba.

La familia del periodista espera que se le aplique la ley a Omar Serna y sus testigos, por falsedad de declaraciones ante una autoridad ministerial.

La Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra de la Libertad de Expresión (FEADLE), ha abierto una carpeta de investigación para deslindar responsabilidades de las personas que participaron en esta acusación.

Se vinculó a proceso quien se señalaba víctima, dos fiscales que solicitaron un beneficio, periodistas, funcionarios de la administración estatal y municipal.

No solo se cometió el delito cuando los detuvieron, se les continuó hostigando al igual que a los testigos; los periodistas fueron señalados, difamados y calumniados, “no vamos a ser permisivos” advirtió el abogado defensor, Oscar Gonzalez.

Marco Antonio Duarte Vargas dijo que a pesar de la dura experiencia continuará ejerciendo el periodismo, aunque tardará en recuperarse económicamente, pues al ser detenido le quitaron su celular y herramientas de trabajo.

Artículo anteriorQUIEREN EQUIDAD EN EL PODER JUDICIAL
Artículo siguienteTERCERA OLEADA