martes, agosto 16, 2022

Sepa la Bola

Adiós a las influencias

Claudia Bolaños

Y SEPA LA BOLA PERO…El feminicidio de la cantante Yrma Lydia Gamboa Jiménez es muestra de la descomposición social, pero también de las relaciones políticas y el dinero en sí.

El abogado Jesús Hernández Alcocer se extralimitó en los alcances de su posición como jurista y de sus amplias relaciones públicas, al accionar un arma de fuego para acabar con la vida de su esposa de sólo 22 años de edad, de manera premeditada según la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México..

Sin embargo, ante el abuso de sus influencias, su prepotencia y violencia, dejó atrás las relaciones que presumía con miembros del poder judicial, con la clase política priista y morenista e incluso de la iglesia católica dominante en el país y nada de eso sirvió para evitar, como se observa, que el resto de su vida lo pase tras las rejas.

Comúnmente se le veía por los pasillos del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México haciendo gala de sus influencias con miembros de la cúpula del órgano jurisdiccional.

Ni eso le valió para evitar la acción de la justicia y a pesar de que trató de confundir a la autoridad y que sus abogados intentaron hacerlo ver como una persona inocente, el Juez de Control desestimó las pruebas de la defensa y lo vinculó a proceso la tarde de este jueves.

Pero ahora qué sigue, pues el plazo complementario para el cierre de la investigación, en la cual el abogado Hernández Alcocer y su defensa de seguro que echarán toda la carne al asador para buscar a sus “amigos” y evitar una condena de 70 años de prisión, lo que se convertiría en una cadena perpetua para el inculpado, que está a unos meses de cumplir 80 años de edad.

Su conocimiento de las leyes mexicanas lo harán recurrir al poder judicial de la Federación para buscar su protección a través del amparo y lograr al menos el arresto domiciliario, porque seguro hará valer su condición de persona de la tercera edad y de tener algunas complicaciones de salud, que ya manifestó en su segunda comparecencia ante el juez de control, pues lo primero que se observó a su llegada al Recluso Oriente es que lo hizo en una silla de ruedas, pues trata de convencer de su deteriorado estado de salud.

Sin embargo, la fiscalía ha mencionado que pondrá bajo lupa todo lo acontecido en este juicio, por el feminicidio que ha conmocionado al país por hacerse a todas luces y en pleno restaurante de lujo.

Y como en todo crimen ocurre, siempre queda un cabo suelto y este caso no fue la excepción, pues Jesús Hernández sostuvo ante los policías que lo detuvieron que tenía razones para matar a su esposa y reveló que lo tenía hasta la madre por infiel y por pedirle siempre dinero, lo cual formará parte de las pruebas en el juzgado.

Y SEPA LA BOLA PERO… Quien se voló la barda para no quedar mal con la Cuarta Transformación es Nashieli Ramírez, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México, que aseguró que la relación del daño de las víctimas de la Línea 12 del Metro fue aplicada de manera adecuada por el gobierno capitalino.

Así minimizó al grupo de víctimas que no han sucumbido a la propuesta de Grupo Carso, de comprar su silencio y perdón, con una reparación económica del daño.

Pues ésta no sólo debe incluir dinero, sino una visión integral de salud, social, y de apoyo, pues las víctimas tendrán que vivir sin un ser querido o lesionados de por vida.