viernes, julio 1, 2022

Sepa la Bola

Entre informes se conoce la verdad, L12

Claudia Bolaños

Vaya entramado político, mediático y jurídico que se ha generado entre la empresa noruega DNV y el gobierno de la Ciudad de México por el tema de señalar directamente la causas del colapso de la Línea 12 del Metro, que hace poco más de un año costó la vida a 26 personas y dejó lesiones irreparables en unas 100 más.

Pero más allá de lo que se ha generado en ese ámbito, quien perdió fue la transparencia, porque ahora no se podrá conocer el tercer flamante informe de la empresa Det Norske Veritas (DNV).

Es importante para muchos conocer las verdaderas razones del colapso de la Línea 12 del Metro. ¿Qué si faltó mantenimiento?, nadie lo sabe, bueno sí, los que tienen o tuvieron acceso a ese dictamen.

Pero resulta doloroso que nadie, ni la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México quiera darlo a conocer.

Mientras los dictámenes favorecían a las tesis tejidas desde las esferas del poder, ahora que la empresa Noruega reveló que la falta de mantenimiento es una de las principales causas estructurales que potenció la tragedia, desde el gobierno central se utilizó un discurso poco ortodoxo para desvirtuar los hechos que se basan en ciencia y tecnología.

Resulta lamentable un debate de esa naturaleza cuando la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, es una respetable mujer de ciencia, que sabe y entiende que las metodologías son diferentes en cada objetivo.

Pero más allá de la cuestión semántica de la metodología, el fondo del asunto es que el tercer dictamen de DNV parece que echa por tierra la hipótesis que se forjó con apoyo de la Fiscal Ernestina Godoy , que dicho sea de paso actuó más como defensora del gobierno y las de las empresas, que como órgano autónomo independiente del poder.

Ya incluso, por esa acción el abogado de las víctimas del colapso de la Línea 12 del Metro, Teófilo Benítez, pidió al Ministerio Público que se pueda integrar a la carpeta de investigación el tercer informe de DNV.

Señala también que el juez no conoce de metodología, por lo que se necesitarán expertos en la materia, pero se espera que no sean del Conacyt, porque ahí estará a modo el dictamen, pues ya se integró una ex funcionaria del Metro.

Y es que en un acto sin precedente en la historia moderna del país, se gestó la peor de las historias de impunidad, donde el poder judicial quedó rebasado, pues a más de un año del lamentable episodio en la interestación Tezonco – Olivos, no hay ningún responsable vinculado a proceso, y el colmo es que la ex titular de ese sistema de transporte, Florencia Serranía, ni si quiera ha sido entrevistada por el Ministerio Público, menos ha emitido una declaración ante el juez que en teoría haría justicia a las víctimas.

Por ese pequeñísimo detalle es que Sheinbaum ya le puso el ojo a DNV y hasta la va a demandar penalmente, porque ya parece que hay un juicio civil. Y es que la la mandataria capitalina no quiere que toquen su amiga investigadora de la UNAM, y busca por todos los medios que haya otros implicados para fincarles responsabilidades como los responsables de esos trabajos.

Pues haber qué ocurre, pero estaremos muy pendientes del final.