sábado, octubre 1, 2022

El Callejón

Cuenta la leyenda que en este lugar se entretejen columnas que buscan dejar evidencia

La infructuosa lucha de Martí Batres

Estamos prácticamente a la vuelta de la esquina para que dé inicio el proceso de renovación de Morena y entre algunos grupos en la Ciudad de México se están empezando a dar con todo.

Las acusaciones ya sobran, sobre la elección de 300 coordinadores que serán seleccionados, en todo el país y en la capital, ya, desde adentro de Morena, señalan prácticas dudosas y vompra de votos. .

Los que están dentro del proceso señalan que se están dando prácticas clientelares, propias del priismo y perredismo viejo, lo que ya puso a  más de uno con el radar conectado preparando posibles impugnaciones y denuncias.

Nos cuentan que uno de los más interesados en ganar espacios en el partido, es el secretario de gobierno de la Ciudad de México, Martí Batres, quien tiene a sus operadores caminando en su alcaldía de origen, Benito Juárez.

Una alcaldía que siempre ha sido sueño de gobernar por parte de Martí Batres y sus hermanas, pero que no han podido.

Ahora, señalan otros grupos de Morena, que las prácticas llevadas a cabo deben de ser observadas por los órganos internos y hasta pueden llegar al Instituto Electoral.

Dentro de las prácticas más añejas se acusan que están dando dinero, suvenires, y promesas de programas sociales y también ka intimidación para que no voten por ciertos candidatos.

Las disputas que se prevén en esas próximas elecciones, teniendo como actor principal a Martí Batres, dejarán endeble al partido gobernante y darán paso a la perdida de más espacios en la Ciudad de México, que serán aprovechados, como ocurrió hace años, por la oposición.

Y es que a pesar de los embates, la oposición ha mostrado cohesión y unidad, mientras que el Secretario de Gobierno, señalan, no ha podido fragmentar a ese grupo, pero sí se ha debilitado.

La política de Martí Batres no ha permitido generar cohesión al interior de Morena y menos recuperar presencia en las alcaldías que perdió en la elección de 2021 y a ellos se suma los cotos de poder provenientes de la Federación, que también buscan dominio en la capital nacional.

Nos dicen que uno de los más desesperados es el operador Christian Olmedo, que ha llevado a cabo reuniones en la colonia Álamos y las Narvartes tratando de sobornar personas a cambio de su afiliación y voto, porque los números no les dan.

La anterior es una operación digna del profesor  René Bejarano, que también está recorriendo esa alcaldía con Dolores Padierna, tras perder en Cuauhtémoc, aplicando lo sucio y viejo de la política.

En diversas posiciones y en distintos momentos, Martí Batres ha tratado de mostrar sus oficios políticos, pero ninguno le ha servido para trascender a la posición que siempre ha aspirado y lo visto desde su llegada a la Secretaría de Gobierno, es que ni siquiera figurará como uno de los posibles contendientes a suceder a la Jefa de Gobierno.

Además, no tiene muy contentos a los simpatizantes como son transportistas, comerciantes, y que decir de la inseguridad, porque dicen que no ha hecho lo mínimo para llegar a los sectores y generar cohesión social.

Sus oficios en la política capitalina parece que se han quedado cortos, porque hay muchas expresiones de inconformidad en todos los sectores, que a diario se manifiestan cerrando vialidades y evidenciando la falta de atención y solución a los problemas de diversos sectores de la capital mexicana.

A pesar de que debe promover y velar por la equidad política en la ciudad, se han acentuado las divisiones en aquellas alcaldías que no forman parte de su grupo y se aprecia difícil que pueda unirlas.