martes, agosto 16, 2022

“Ya me tenía hasta la madre…por infidelidades y por pedirme dinero…” dijo abogado en primeras declaraciones

Por Mariana Ramos

El abogado Jesús “H” manifestó a elementos policiales que tenía motivos para privar de la vida a su esposa, Yrma Lydya Gamboa, Jiménez, a la que baleó en el restaurante Suntory el jueves pasado.

En sus primeras declaraciones ante los primeros respondientes (policías bancarios) el imputado sostuvo que al estar reunido con Yrma Lydia tuvieron una discusión por diferencias personales y que esa situación “ya lo tenía hasta la madre, por infidelidades y porque se la pasaba pidiéndole dinero”.

Dicha declaración forma parte de la primera entrevista practicada al detenido por elementos de la Policía Bancaria e Industrial adscritos a la alcaldía Benito Juárez, quienes realizaron la detención y presentación al Ministerio Público del abogado Jesús ”H” y su escolta Benjamín “N”.

En su relato a los uniformados, el imputado reconoció que siempre porta un arma de fuego para su protección personal y que en su domicilio también posee armas que están debidamente registradas ante las autoridades.

El litigante enfrenta acusación por el delito de feminicidio, el cual podría alcanzar hasta 70 años de prisión.

De acuerdo con el protocolo de feminicidio, este debe incluir algunos aspectos para determinar que se trató de un homicidio por razones de género.

Para tipificar dicho ilícito, la víctima podría presentar signos de violencia sexual de cualquier tipo; lesiones o mutilaciones infamantes o degradantes, que hayan sido previo o posterior a la privación de la vida o actos de necrofilia.

Además debe existir antecedente o datos de cualquier tipo de violencia en el ámbito familiar, laboral o escolar del sospechoso en contra de la víctima.

Otro aspecto que contempla el tipo penal de feminicidio es que haya existido entre el implicado y la víctima una relación sentimental, afectiva o de confianza; que existan datos que establezcan alguna amenaza, acoso o lesiones del inculpado contra la víctima.

También se prevé que la víctima haya sido incomunicada, cualquiera que haya sido el tiempo previo a la privación de la vida y que el cuerpo de la víctima sea expuesto o exhibido en un lugar público.

El próximo jueves, el abogado y su escolta serán llevados nuevamente ante el juez de control en cuya audiencia se definirá si son o no vinculados a proceso.

Mientras tanto, continúan en el Reclusorio Preventivo Norte como media cautelar impuesta por la autoridad judicial.