lunes, febrero 26, 2024

Continúan retos en materia de derechos humanos frente a COVID 19

Por Arely Gurrola

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la pandemia por COVID-19 continúa siendo en 2023, una emergencia de salud pública global, por tanto, a tres años de haberse declarado en México, resulta pertinente preguntarnos qué hemos aprendido sobre derechos humanos en un escenario como el que hemos vivido millones de personas.

En la Ciudad de México -de acuerdo con cifras proporcionadas por las autoridades capitalinas-, se registraron 2 millones de personas contagiadas y poco más de 44 mil pérdidas humanas, por lo que los derechos a la vida y a la salud fueron afectados; no obstante, los hallazgos más preocupantes son problemas como la diabetes, hipertensión, obesidad y tabaquismo, como principales causas de complicaciones que han alertado al sistema de salud, por lo que se requiere de un reforzamiento en las políticas en materia de prevención y atención.

Una vez declarada la pandemia, el confinamiento, aunque fue voluntario, generó un cambio en la conveniencia social y familiar. Entre otros efectos, provocó un alza en la violencia sobre las mujeres; sólo en el primer año de pandemia el incremento en delitos por violencia familiar y sexual fue de 24%; siendo niñas y adolescentes las víctimas en 81.6% de los casos.

También otros grupos como la población LGBTTTIQA+ registró incrementos en las agresiones, ya que muchos debieron regresar a su hogar de origen, en donde, no a todes se les reconoce su identidad u orientación de género; el 52% fue blanco de agresiones verbales, 6.6% dijo haber sido agredido físicamente y el 67% fue discriminada de alguna otra manera. Mientras que en el caso de las personas mayores aumentó un 30% en la violencia psicoemocional; patrimonial y económica; por omisión de cuidados y maltrato; y por violencia física.

Si bien; hoy en la Ciudad de México más del 95% de la población adulta cuenta con alguna vacuna contra el SARS–COV-2; ha disminuido el número de contagios así como el riesgo de desarrollar cuadros graves y por tanto defunciones relacionadas con la infección. Las afectaciones acumuladas a diferentes derechos humanos y diversas poblaciones muestran la importancia de lograr respuestas institucionales integrales y progresivas; diferenciadas y reforzadas, para que cuenten con las condiciones, herramientas o el acceso necesario para el pleno goce de sus derechos.

Los retos impuestos por la pandemia, en esta nueva etapa, emergen otros desafíos de igual importancia, continuar la vigilancia epidemiológica; fortalecer el sistema de salud; reforzar la vacunación para mantener la inmunidad; continuar con estrategias de atención a las personas más afectadas por el virus y de prevención de los grupos de atención más vulnerables; además de brindar atención integral a la salud mental; atender las afectaciones económicas y educativas a largo plazo y generar planes para futuras pandemias.

A tres años de la declaración de la pandemia por coronavirus, la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) reafirma la importancia de los derechos humanos como mecanismo para lograr que todas las personas tengan las condiciones básicas que necesitan para vivir con dignidad en un ambiente de paz.

www.cdhcm.org.mx