domingo, julio 14, 2024

Opinión

Delfina, gobernadora; la muerte del PRIAN

Ricardo Peralta Saucedo

El Estado de México es la entidad federativa que alberga al mayor número de personas con poco menos de 17 millones, de las cuales 12 millones 739 mil 629 se encuentran en la lista nominal; colinda con la Ciudad de México, con Querétaro e Hidalgo al norte, con Puebla y Tlaxcala al oriente, además de también tener de vecinos a Morelos, Michoacán y Guerrero. La historia del Estado de México ha sido de saqueo de un grupo por casi 100 años y de resistencia y esfuerzo de parte de su pueblo, desde el exgobernador Isidro Fabela, fundador de lo que se le denomina como “Grupo Atlacomulco”, quien durante su mandato añadió al gabinete perfiles oriundos de dicha región del estado. La entidad fue nicho de un grupo de priistas que se enriquecieron a costa del pueblo mexiquense, entre ellos figuran Alfredo del Mazo Vélez y Alfredo del Mazo González, abuelo y padre del actual gobernador, Alfredo del Mazo Maza; también el multimillonario Arturo Montiel y el expresidente Enrique Peña Nieto.

No existe percepción de seguridad entre las y los mexiquenses; en el 2021, solamente el 8.78% de los hombres percibió tener seguridad, mientras que de las mujeres fue el 7.64 por ciento. Asimismo, la entidad se mantuvo con los índices más altos de feminicidios durante el primer bimestre de 2023, y tan sólo en el año 2022 el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública contabilizó 138 feminicidios, siendo Ecatepec, Valle de Chalco y Tlalnepantla los que más casos registraron.

En cuanto a la pobreza, según el Coneval, de 2018 a 2020 aumentó un 7.1% el número de personas en situación de pobreza, pasando del 41.8% al 48.9%; y se pasó del 4.7% al 8.2% de personas en condición de pobreza extrema.

Al momento de escribir esta columna se está llevando a cabo el recuento del PREP, arrojando una diferencia de más de 10 puntos en favor de la candidata de Morena, la maestra Delfina Gómez Álvarez. Con este triunfo se cierra el capítulo de la proveeduría que creó gigantescas fortunas con costo al erario, se abre la oportunidad de hacer un gobierno cercano a la gente, pero también llega el enorme compromiso de dar prontos resultados para concretar la convicción en un alto porcentaje de la lista nominal nacional con miras al 2024 y fortalecer los procesos democráticos de 2027 y los venideros, tanto estatales como federales.

El Estado de México tiene una población indígena que debe ser visibilizada, es habitación primordialmente de jóvenes a quienes hay que recuperar y convencer; aunque la diferencia sea de más de 10 puntos, está latente ese priismo caduco que busca reposicionarse en tan importante entidad, por lo que su apetito voraz acecha y no hay enemigo pequeño. La unión de todas las fuerzas y expresiones políticas en favor de la transformación tienen que ser tomadas en cuenta para evitar falta de disciplina, unidad y respeto, y entender la lección de Coahuila como un reconocimiento de humildad y reflexión profunda.

Felicidades a la maestra Delfina Gómez, quien tiene a cuestas la historia de un estado que requiere quitarse cacicazgos, desigualdad, pobreza, inseguridad y mejorar considerablemente la calidad de sus servicios públicos.

Viva el Estado de México y su nueva era.