lunes, enero 30, 2023

Urgen atender problemas de adicciones y Salud mental

Edward Valdez
El subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Ricardo Mejía Berdeja, alertó sobre el incremento de la droga conocida como cristal en siete zonas del país, sobre todo en el occidente, por lo que ungió a atender este flagelo entre sociedad, gobierno y organizaciones civiles.
En el “Foro para legislar sobre la necesidad de la profesionalización para la atención eficiente de las adicciones en México”, aseguró que la delincuencia organizada utiliza la droga para cooptar a los jóvenes desde la secundaria y la preparatoria e integrarlos a la operación de los grupos delictivos.
En el evento realizado por Los senadores José Narro Céspedes y José Ramón Enríquez Herrera, de Morena, advirtió un importante aumento en el consumo del Cristal en Coahuila, Aguascalientes, Colima, Durango, Nayarit, San Luis Potosí y Querétaro “se ha venido presentando un consumo relevante”.

Los senadores hicieron un llamado para construir estrategias de Estado, que permitan combatir de manera eficaz los graves problemas de las adiciones y de salud mental en México.
Narro Céspedes recordó que México dejó de ser un país de paso para convertirse, de unos años para acá, en un país de consumo de drogas, que afecta principalmente a las y los jóvenes.
Advirtió que las adicciones se han convertido en México en un verdadero problema, pues en los últimos años se ha incrementado el consumo de estupefacientes a nivel nacional, aunque se trata de un problema mundial, con más de 300 millones de personas con adicciones.
Generalmente, agregó el secretario de la Mesa Directiva, esos jóvenes adquieren una adicción y se meten en problemas económicos para pagar la droga y, a partir de eso, se enganchan, se comprometen “y muchos terminan ajusticiados por no pagar deudas”.
Alertó que se ha perdido el control sobre el problema de las adicciones, por lo que se necesitan estrategias para solucionarlo.
Propuso que el Estado mexicano adquiera la obligación de tratar a esos pacientes, ya que, aunque aparentemente la ley lo obliga, no hay un solo hospital público con un área específica, y en el IMSS, ISSSTE o IMSS-Bienestar, las adicciones se atienden más como un problema psiquiátrico.
“Necesitamos construir estrategias con el Estado mexicano para atender a los pacientes que llegan en situaciones críticas y en los que muchos médicos no están preparados para atenderlos y la adicción la atienden como un vicio, como si fuera alcoholismo y no como un problema de salud”, señaló.
Consideró que la adicción a las drogas tiene que ser atendida como un problema de salud pública por parte del Estado mexicano, como parte de su responsabilidad; además de respetar los derechos humanos de los adictos, porque son considerados como grupos vulnerables.
“Se necesita del concurso de los colegios médicos, de las escuelas de Medicina, del Estado mexicano, de la ciudadanía, de muchos actores filantrópicos y de los grandes empresarios filántropos para atender con seriedad el problema de las adicciones en el país”, reiteró el senador Narro Céspedes.

El senador José Ramón Enríquez Herrera propuso reformar el artículo 73 de la Ley General de Salud para contar con una “Cartilla de Salud Mental”; además, exhortó a las organizaciones civiles, académicos y médicos especialistas a sumar esfuerzos en ese sentido, y al gobierno incrementar el presupuesto para atender esos padecimientos.

En México, destacó, se estima que hay 15 millones de personas que padecen algún trastorno mental; la mayoría son adultos jóvenes en edad productiva, quienes presentan depresión, trastorno de la conducta alimentaria, déficit de atención e hiperactividad, entre otras, que son circunstancias de suicidio.

Agregó que la desatención de esas enfermedades repercute en el desarrollo laboral y la productividad; a ello se suma la carga de prejuicios y estigmas, lo que genera ausentismo en centros de trabajo o educativos; en lo económico, la falta de salud mental representa la pérdida de entre 2.5 por ciento y el 4.5 por ciento del Producto Interno Bruto anual.

Enríquez Herrera recordó que la salud mental es un estado en el cual las personas son conscientes de sus propias capacidades; además, está relacionada con la promoción del bienestar, la prevención de trastornos psicológicos, así como el tratamiento y rehabilitación de quienes tienen afectaciones en ella.